Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 29 diciembre 2021 - 12:00 am
Categoría: General

David Barbero
-Suelen decir que la conclusión debe colocarse al final. Sin embargo, yo ya la he adelantado en el título. Aunque creo que necesita una explicación.
-Esta tarde, he asistido a una sesión del II Festival Internacional de Magia de cerca. Se está celebrando en el Palacio Euskalduna de Bilbao, dentro de la programación Gabonak 2021.
-En la sesión de esta tarde, ha intervenido Miguel Ángel Gea. Ha demostrado su habilidad en los diversos números ‘cercanos’, con sorpresas inesperadas, con trucos que no sabes por donde vienen, con salidas, remates o juegos que te dejan descolocado. Ha exhibido su maestría con las monedas y con las cartas, y con la manera de realizar los ‘números’.
-También ha tenido un especial interés para mí sus ‘introducciones’, las historias sugestivas, la inteligente y afectiva relación con el público, la sutileza de su humor, y la insinuación de su filosofía, de una peculiar manera de entender la magia, y la vida en su conjunto.
Con su actuación, Gea ha demostrado que, en los buenos espectáculos de magia, hay muchos valores teatrales, también de calidad: La comunicación de emociones, la tensión, la intriga, la expectación. En toda buena obra de teatro, y también en la magia, las cosas no deben parecer lo que son. O quizá mejor, no deben ser lo que parece. El final de cada escena, o de cada número, tiene que sorprender. Y el intérprete, el mago, ha de mantener encandilados a los espectadores.
-Eso es lo que he querido sintetizar en el título al destacar el mucho teatro que hay en la magia. Y sugerir la mucha magia que debería haber en todo espectáculo teatral. Y que no siempre la hay.
-Miguel Ángel Gea es el primero en intervenir en este festival. Detrás de él, acudirá al Palacio Euskalduna Juan Luis Rubiales. Destaca por su personalidad diferenciada y la originalidad de su ‘tauromagia’. A continuación, estará presente Dani Dáortiz. Es considerado como el mejor del mundo en ‘cartomagia’. Destacan de él su capacidad de improvisación y la creación de atmosferas mágicas.
-No soy yo nadie para decir a otra persona dónde debe ir ni qué espectáculos tiene que ver. Pero me considero libre para desearos mucha magia en estos días.

Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 26 diciembre 2021 - 11:33 pm
Categoría: General

David Barbero
- Hace ahora más o menos un siglo y medio, tuvo lugar en Estados Unidos, pero con ramificaciones en todo el mundo, lo que se ha dado en llamar ‘La guerra de las corrientes’. Se referían a las eléctricas. No fue un conflicto bélico, sino comercial.
-Entonces, se estaba procediendo a colocar los tendidos eléctricos. En ellos, se movía mucho dinero. ¡Pero mucho, mucho! Se lo disputaban los dos inventores de la electricidad. Por un lado, estaba Thomas Edison, inventor de la corriente continua. Por el otro, Nikola Tesla, con la corriente alterna. Por simplificar, el resultado de esa guerra económica, el primero se llevó la fama científica. Pero una buena parte de la tarta económica fue para el segundo.
-En el tiempo presente y en un campo muy diferente, la compañía israelí de danza contemporánea y percusión sonora Mayumana ha cumplido recientemente sus primeros 25 años de vida. Ya ha conseguido una gran fama y reconocimiento mundial. Desde el principio, se ha especializado en unir un tipo de danza muy rítmica con una percusión musical muy sonora y vibrante.
-Con ocasión de ese aniversario, fueron invitados a participar en el festival de la luz de Jerusalén. Y decidieron crear un nuevo espectáculo. Lo relacionaron con la luz, con la electricidad. Y tomaron como motivo de inspiración ese enfrentamiento. Lo han titulado ‘Currents’, aunque el tratamiento y las referencias son muy libres.
-Esta tarde, lo han representado en el Teatro Arriaga de Bilbao. También lo harán en días próximos. He tenido especial interés en verlo. Y también en mostrárselo a mi nieto. Mi interés radicaba en haberles visto actuar, hace años, en ese mismo teatro. Y desde entonces, conservo un extraordinario recuerdo de su movilidad, de su ritmo, su fuerza. También de los impresionantes sonidos de su percusión.
-Este espectáculo de ‘Currents’ ha resultado, esta tarde, de un interés enorme por su calidad, ritmo, coordinación, sonido y efectos especiales. En mi caso, han superado el recuerdo, que ya he dicho que era muy bueno. Sus intérpretes han hecho gala de una preparación y unas cualidades polivalentes extraordinarias. Han demostrado una gran complicidad con el público. Han introducido un tono de humor muy agradecido por los asistentes. El público ha llenado todos los pisos del teatro, y se ha mostrado muy agradecido y entusiasta en los aplausos.
-Por concretar, a mi nieto le ha parecido quizá el espectáculo más completo del que ha disfrutado. Y le he llevado ya a muchos.

Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 23 diciembre 2021 - 12:25 am
Categoría: General

David Barbero
-Lo diré con claridad desde el principio. Esta tarde he acudido al teatro Arriaga para disfrutar del ‘Oratorio de Navidad’ con una expectativa grande y concreta.
-El autor, el clásico, intenso e indiscutible Bach, entraba en expectativa. Y también los cantantes. Y el director musical. Y la orquesta. Y el coro. Pero he de reconocer que la mayor parte de mi curiosidad estaba en comprobar cómo un oratorio se puede convertir en un espectáculo total, integral, moderno, innovador, en el que se integren diferentes artes y se dirija a todos los sentidos.
-En eso, mi confianza estaba puesta en Calixto Bieito como director de escena. Con varias de las piezas que ha dirigido en el teatro Arriaga ha demostrado ya que una de sus especialidades es esa reconversión impactante, novedosa y, para algunos, provocadora, de lo que, en otras ocasiones, se queda en un mero recital monocorde y plano, aunque la música y las voces sean excelentes.
-Insisto en que la materia prima ha sido excelente. Ante Johan Sebastián Bach, hay que quitarse siempre el sombrero y profundizar en sus muchas sensaciones y sugerencias estéticas. En esta ocasión, se han utilizado tres de las seis cantatas que compuso y adaptó para la navidad de Leipzig hace ya casi tres siglos.
-La dirección musical ha corrido a cargo de Diego Martin Etxebarria. La Orquesta Sinfónica de Bilbao, se ha presentado al completo y en buena forma. Los solistas han sido la soprano Vanessa Goikoetxea, la mezzo Nerea Berraondo, el tenor Toby Spence y el barítono Jonathan McGovern. El coro Euskeria de la coral de Bilbao ha estado dirigido por Urko Sangroniz.
-Las actuaciones de todos han estado al elevado nivel esperado. En caso de los solistas, hay que añadirles el mérito de tener que realizar, a la vez, las muchas y no fáciles tareas complementarias establecidas por el director de escena.
-La transformación en espectáculo total ha comenzado ya con el primer impacto visual. La orquesta ha sido colocada ostensiblemente visible al lado del público, en el lugar de las filas de butacas delanteras y en los primeros palcos. Los miembros del coro han entrado de blanco y con las capuchas puestas. Se vislumbraban, en el fondo del escenario, papás-noeles gigantes. En el centro, para crear intriga, impactaba un monumento indefinido y empapelado.
-Al poco tiempo de empezar, para crear el nuevo ambiente, han llegado unos tipos en chándal, con maletas y grandes bolsas. Se han puesto a construir un belén doméstico y a preparar la comida de navidad. Han jugado, han discutido y han realizado las operaciones más variadas. Muy pronto, se ha descubierto que eran los solistas. Han sido obligados a cantar mientras hacían todas esas operaciones. A veces, han tenido que dar las notas más complicadas en posiciones muy incomodas.
-Se ha ido viendo que lo que hacían tenía todo el sentido. Encajaba, metafóricamente, con el texto del oratorio. Y con actitudes simbólicas que no se hubieran comprendido, con los cantantes quietos y rígidos, con trajes de smoking o con vestidos de brillantes.
-La música, el libreto, los tonos, todo, se ha respetado. Pero se ha completado. Se le ha dado vida. Se ha convertido en una obra artística plurivalente, multiplicando los impactos, provocando estímulos, añadiendo significados y acumulando estímulos.
-Es posible que quede algún ortodoxo a una determinada tradición que considere que no se han respetado las normas de ‘hacer’ estos oratorios. Y que siga defendiendo la rigidez, la supuesta solemnidad o la pretendida elegancia habitual hasta ayer mismo.
-Pero es evidente que estamos otros tiempos, que la innovación se agradece, que los estímulos novedosos son bienvenidos, y hasta el punto equilibrado de provocación es recibido con los brazos abiertos.
-En conclusión, que ya era hora para que la modernidad, la innovación y la libertad creativa haya llegado. Y ojalá tenga la intención y la oportunidad de quedarse.

Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 18 diciembre 2021 - 12:17 am
Categoría: General

David Barbero
-No son pocos los que piensan que ‘Luces de bohemia’, de don Ramón María del Valle Inclán, reúne cualidades y motivos para ser considerada la mejor obra de teatro escrita en el idioma español. Y no soy yo, precisamente, de los que se oponen a esa afirmación.
-Posee todas las características del esperpento perfecto, con sus calculadas exageraciones, para reflejar con absoluta exactitud las miserias, y alguna grandeza, del género humano. También cuenta con un amplio ramillete de personajes extraordinariamente diseñados que poseen una muy rica variedad de matices y brusquedades, muy difíciles de igualar.
-Todo esto hace de ‘Luces de bohemia’ uno de los textos más complejos de poner en escena, más arriesgados para dirigir y con más dificultades para ser interpretados.
-Esta tarde se ha estrenado en el Teatro Arriaga de Bilbao en una producción de Pabellón 6, con la colaboración del propio teatro municipal, que reúne características diferenciadoras que la hacen singular.
-Una de estas características, digna de destacarse, es la decisión de respetar el texto de Valle Inclán con tanto rigor que se han representado hasta las didascalias o acotaciones. Tienen mucho más valor literario que indicación práctica para el movimiento de los intérpretes.
-También es digno de destacar el propósito de dar continuidad, coherencia y agilidad a la, a veces enrevesada, acción, siguiendo el itinerario recorrido del poliédrico protagonista Max Estrella.
-Y por señalar un tercer aspecto destacado, hay que citar el énfasis puesto en desmenuzar y reforzar el poder y las intenciones de cada párrafo, cada frase y hasta cada palabra. Incluso diría que hasta potenciar el valor sonoro de cada una de ellas.
-Estas intenciones se han visto claras en la dirección de Ramón Barea. Tanto en la concepción general del montaje como en sus detalles potenciados, se nota la calidad, el talento y la experiencia acumulada. Todo ello se ha plasmado en un desarrollo expresivo y equilibrado, dentro de las intencionadas exageraciones. Supongo que haber protagonizado, hace ya unos años al propio Max Estrella, también aporta sabiduría.
-La polivalencia de los integrantes del elenco. Todos ellos, con cualidades interpretativas contrastadas. Pertenecientes a ‘generaciones’ diferentes y complementarias. Unos más veteranos y experimentados: Alfonso Torregrosa, Ione Irazabal, Ramón Ibarra o Chema Trujillo. Otros, todavía miembros de la compañía joven. Nagore Cenizo-Arroyo, Diana Irazabal, Sandra Martín Gómez, Yeray Vázquez y Unai Elizalde. Las dos sinergias suman valores y recursos.
-Alfonso Torregrosa encarna al mítico Max Estrella de manera vital y muy expresiva. Una curiosa y acertada novedad es la de utilizar a una actriz para el personaje de Don Latino de Híspalis. Ione Irazabal da un toque especial al personaje y al ‘No te pongas solemne’. El resto de los intérpretes realizan también un muy buen trabajo y además meritorio por los numerosos y rápidos cambios. Con la dificultad añadida de tener que pasar de un personaje muy potente a otro con personalidad tan absorbente o más. Muchas veces y en muy poco tiempo.
-Es preciso señalar también la cohesión de un equipo técnico joven, formado asimismo en Pabellón 6, con criterios propios y una forma de trabajo cómplice. En este trabajo, se nota la coordinación en los criterios y la complicidad. Betitxe Saitua, en el vestuario, ayuda a la definición de los protagonistas y facilita los cambios con los trajes goyescos. Adrián García de los Ojos, en la música el ambiente sonoro, acompaña y da vida a las muy distintas situaciones. María Casanueva, en una escenografía escueta de elementos móviles, proporciona agilidad y movilidad a la peregrinación laica.
-Así que, a lo dicho arriba de unas ‘Luces de bohemia’ singulares y plurales, habría que añadir también las valoraciones de valentía, originalidad e innovación en estas ‘Luces de bohemia’.

Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 16 diciembre 2021 - 11:34 pm
Categoría: General

David Barbero
Al cumplir, hoy, los 35 primeros años de vuestra actividad en Bilbao, muchas personas, y yo también, deseamos deciros que os queremos, que somos testigos y beneficiarios de vuestro trabajo intenso e inteligente. Nos sentimos muy agradecidos por esa generosidad.
Sabemos que, si La Fundición no existiera en Bilbao, habría que inventarla. Pero ya vinisteis vosotros, Luque Tagua, Laura Etxebarria y Mirian Etxebarria, para fundarla, dirigirla y desarrollarla.
El panorama de la danza y del teatro en Bilbao no sería el que es, sin vuestra presencia y vuestro trabajo. Debéis estar felices, como nosotros estamos muy contentos, por ello.
Esperamos y deseamos seguir con vosotros durante otros muchos años. Necesitamos seguir siendo partícipes de vuestra apuesta por la vanguardia, por la innovación, por las sorpresas, por los descubrimientos. Deseamos continuar formando parte y siendo cómplices de vuestra mirada alternativa.
En el mismo momento en que esta noche hemos brindado por los siete lustros intensos y extensos del pasado, se ha inaugurado una nueva etapa renovada y todavía por descubrir.
Ansiosos estamos, todos, por disfrutar y sorprendernos en esas nuevas temporadas que, de momento, nos llevarán hasta los cincuenta. ¡Porque medio siglo no es nada!
¡¡¡Gracias, Luque, Laura y Marian!!!

Esta página web utiliza cookies para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias.
Para seguir navegando tienes que Aceptar las política de cookies. Más información