Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 14 enero 2018 - 11:44 am
Categoría: General

David Barbero

-Seré sincero. Cuando ayer fui al Teatro Barakaldo para ver la obra ‘Cuaderno en blanco’ de la compañía Hika iba con pocas dudas. Estaba convencido de que encontraría su delicado trabajo, su detenido tratamiento, su cercanía, su valentía en afrontar los temas más personales, su manera próxima, y a la vez profunda, de comunicarse con los espectadores. En anteriores ocasiones, había sido así y no tenía ningún motivo para pensar que, esta vez, fuera de otra manera.
-Iba también lleno de esperanza y curiosidad por ver y sentir el planteamiento de esta obra. Sabía, por confidencias internas y comentario externos, que se trataba de una indagación en el alma femenina a través de sus aspectos más humanos, llenos de incertidumbres y esperanzas, de alegrías y frustraciones, de indecisiones y encuentros valientes.
-Una de las expectativas más acuciantes, en mi camino hacia el teatro, era encontrarme con la exposión fragmentada y hábil de la anécdota, con la apertura poliédrica de las muchas capas que tienen los personajes de sus obras y con las atmósferas llenas de sugerencias.
-Estaba también convencido de que tendría que estar muy atento a captar detalles significativos en los que estarían depositados elementos importantes de la historia.
-Antes de entrar, me detuve un momento y me aconsejé a mí mismo abrir la actitud y la disposición para facilitar la entrada y el contagio de las emociones, que es seguramente la especialidad última de sus propuestas.
-Creía saber que, en el tratamiento previo, había estado el deseo de meterse en el mundo intenso de la Bernarda de Lorca. Y que ese deseo había sido sustituido por la afortunada tentación de crear un ámbito propio, aunque dejando que la resonancia quedara latente.
-Arantxa Iturbe y Agurtzane Intxaurraga, ya me habían ganado en otras ocasiones como autoras a cuatro manos. Había comprobado la manera de dirigir, suave y sutil pero segura, de Agitane y también la expresividad ajustada en sus interpretaciones. De Itziar Ituño y Miren Gojenola, todavía tenía, en la retina y más adentro, el recuerdo de otros de sus personajes.
-Así que, en cuanto las tres aparecieron en el escenario, la madre se acercó a proscenio, abrió la ventana y lanzó su inescrutable mirada, comprendí que debía dejarme llevar. Y eso hice.

Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 13 enero 2018 - 6:08 pm
Categoría: General

David Barbero

-La primera comprobación positiva en la sesión de ayer del Teatro Arriaga era el ambiente vivo, animoso, contento y esperanzado del numeroso público que llenaba la sala.
-Era el estreno de la obra ‘La ternura’ de Alfredo Sanzol. Salvo el suyo, en el programa de mano no había otros nombres famosos y populares, ni artistas de relumbrón, ni ganchos de series televisivas.
-De esa positiva y multitudinaria respuesta, se puede deducir que hay un número amplio de aficionados al teatro que rige sus gustos por criterios de calidad, como suele ser la autoría y la dirección de este navarro dedicado al teatro con todas las consecuencias.
-Hubo, sin embargo, una reacción inicial algo preocupante. Al anunciar que la duración superaba con creces las dos horas, se produjo un murmullo de desconcierto y desaprobación. Hasta los más aficionados ya están acostumbrados a que los espectáculos no lleguen a esas duraciones.
-Por el contrario, a la salida del espectáculo, el comentario general era de satisfacción, asegurando que la obra se había hecho menos larga que otras con una duración objetiva menor a causa de su interés.
-Esa sensación hay que atribuírsela a la maestría antes señalada del autor y director. Tampoco deberían restarse meritos a la calidad y meticulosidad de los seis intérpretes que demuestran tener una perfecta sintonía con la obra y las intenciones del inspirador.
-Lo que presenta Alfredo Sanzol es un divertido e ilustrado juego cómico sobre lo que más le interesa a él en los últimos tiempos como es el amor, la felicidad y esa ternura que aparece en el titulo de la obra.
-En esta ocasión, su delicado y meticulosamente trabajado juego se presenta con unos caracteres y una intención, perfectamente identificados como isabelinos. Está hecho al modo de las comedias de Shakespeare. Tanto en el contenido como en las formas. Y en el planteamiento, en las alusiones, en los giros, en los debates verbales y en la construcción de la obra. Sanzol demuestra un conocimiento y un dominio de estas técnicas que en ningún momento parece una imitación sino una manera propia de comunicar emociones, pensamientos y buenas vibraciones.
-En esa consideración, hay que entender el muy adecuado uso de juegos, canciones, utensilios, alusiones, vocablos y referencias totalmente cercanas o populares que dan una proximidad extraordinaria para facilitar la identificación.
-Durante toda la obra, se tiene la sensación de que Alfredo Sanzol ha llegado a un dominio extraordinario tanto en los recursos literarios y de texto como en la escenografía, la arquitectura teatral y la dirección de actores. Pero no se recrea ni se relaja en ese dominio. En cada ocasión, afronta el nuevo reto con inteligencia y valentía. No le preocupa el respeto hacia las normas y cánones preestablecidos. Los utiliza libremente como herramientas para comunicar lo que desea del modo más eficaz posible.
-Hay una circunstancia que juega a su favor. Cuenta con la colaboración de un equipo propio, coordinado y un elenco de actores y actrices con los que existe una complicidad absoluta.
-Quisiera dar una explicación al desafortunado título que preside este comentario. La intención ha sido hacer referencia conjunta a las últimas obras presentadas por Sanzol y unir esta ‘La ternura’ con la todavía reciente ‘La respiración’. Tienen diferente localización física y emocional. Pero las dos son una apasionada búsqueda y exaltación del afecto y el amor. Las dos comienzan en una posición clara y decidida de desamor e incluso de rechazo. Pero terminan con un voluntario homenaje, un descarado panegírico, una abierta orgía y una ilimitada recomendación a amarse de todas las formas posibles.
-Así que bienvenida ‘La ternura’.

Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 29 diciembre 2017 - 3:14 pm
Categoría: General

David Barbero

-Ayer, cuando caminaba hacia el Teatro Arriaga para ver el estreno de la obra ‘Izar-Estrella’ de la compañía Marie de Jongh, iba pensando en cómo hace dos años hacía el mismo recorrido para ver su anterior espectáculo titulado ‘Amour’.
-Tras ver aquel ‘Amour’ y también tras su gran éxito, incluso internacional, coincidíamos en que esta compañía se había colocado en un nivel de extraordinario compromiso para mantener el interés y la calidad.
-Vista la ‘Estrella’ de ayer, se puede concluir que ese reto se ha sostenido y mejorado.
-Los miembros de esta compañía, especializada en espectáculos sin palabras, con máscaras, destinados al público familiar, tienen ya demostrado un dominio de estas técnicas que les permite afrontar cualquier tipo de proyecto con todas las garantías.
-En ‘Estrella’, Jokin Oregi, como autor y director, evidencia maestría en la construcción del relato, en el desarrollo de la acción y en la planificación de las escenas. Sabe utilizar los recursos expresivos necesarios, excluyendo la palabra hablada, para comunicar lo que desea. Además, sabe jugar con las emociones y colocar las sorpresas en los momentos adecuados.
-El equipo de interpretación, perfectamente conjuntado y cómplice hasta en los más mínimos detalles, está capacitado para afrontar cualquier tipo de historia. Hasta su dominio de las máscaras, es muy notable.
-En esta ocasión, ha habido una incorporación de gran calidad y muy apropiada para el espectáculo. Se trata del pianista y compositor Iñaki Salvador. Su virtuosismo y su talento estaban ya descubiertos. Pero el trabajo hecho para ‘Estrella’ es magnífico
-También es digno de destacar el trabajo de Elisa Sanz como directora de arte en el vestuario y la escenografía para la creación de los diferentes ambientes.
-Algo más a reseñar es cómo la compañía Marie de Jongh va consolidando un equipo polifacético de gran calidad y perfectamente coordinado.
-No queda más que dar la enhorabuena a todos. Incluso al público por tener la oportunidad de ver este magnífico espectáculo.

Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 22 diciembre 2017 - 6:10 pm
Categoría: General

David Barbero

-Ayer fui a ver la última producción de la veterana compañía teatral Joglars en el teatro Arriaga. Lleva el título de ‘Zenit, la realidad a su medida’. Cuando fui ya sabía que era una reflexión crítica sobre los medios de comunicación.
-Como periodista, eso me gustó. Creo que los medios de comunicación necesitan una reflexión muy crítica, un varapalo, una sacudida, un rapapolvo. Como no lo hacemos desde dentro. Es bueno que lo hagan desde fuera.
-Hablan de circo informativo. Al terminar, en la mejor escena de la obra, los personajes, informadores, aparecen invadidos por la basura. Es una imagen muy acertada.
-En el planteamiento teórico, afinan su propósito. ‘El periodismo, que nació de la necesidad de transmitir información para la sociedad, … se ha convertido en un negocio de entretenimiento, más centrado en alcanzar cotas de mercados que en la descripción objetiva de los hechos’.
-También aciertan al decir que ‘En este periodismo, no importan la moral ni la ética’
-Así que bienvenida esta reflexión crítica de los veteranos colegas de Joglars’. Siguen con la tradición de poner el dedo en las llagas de los vicios de la sociedad actual. Sana costumbre esa, cuando las obras de teatro suelen estar más cerca de piezas intemporales de museo.
-Es gratificante reencontrar en esa labor a Ramón Fonseré, Xevi Vilá, Martina Cabanas, y también a los jóvenes incorporados.

Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 16 diciembre 2017 - 11:03 am
Categoría: General

David Barbero

-Por fin, fui ayer a ver una representación de ‘Soka’. En ocasiones anteriores, me fue imposible asistir. Afortunadamente tengo amigos con criterio. Me advirtieron que era una obra de calidad que no me debía perder. Así aproveché que la ‘ponían’ en el local de Kultur Leioa. Llovía y hacía mal tiempo. Pero no me arrepentí. Me disgustó que la mayoría de las butacas estuvieran vacías. Imitando a mis buenos amigos, debo extender su recomendación de que no se la pierdan.
-‘Soka’ es una producción dentro del programa de ‘Nuevas dramaturgias’. Evidentemente está sirviendo para descubrir nuevos valores.
-Hay más nombres implicados. Pero me voy a referir a tres: El autor, Mikel Gurrea; el director, Fernando Bernués, y el intérprete, Iñaki Rikarte.
-De Mikel Gurrea, creo haber leído que éste es su primer texto dramático. He tratado de confirmar ese dato. Su maestría en el tratamiento expositivo del tema y de la acción es muy grande. Sorprende que sea la primera vez que lo hace. Hay una presentación directa de los hechos. Su desarrollo es interesante, hábil y graduado. Se mantienen los tiempos y se dosifican las novedades. La entrega de la información tiene al espectador inquieto e interesado durante toda la obra. El lenguaje es preciso, comprensible y atractivo.
-De Fernando Bernués, no se puede decir, ni mucho menos, que sea la primera vez. Todo lo contrario. Se nota su maestría, su calidad y su habilidad adquiridas y perfeccionadas con la experiencia. Teóricamente cuenta con muy pocos elementos: Un texto monologado y un actor. No utiliza decorados. Pero proyecta imágenes con habilidad. Sólo usa cuatro sillas. Exactamente cuatro. Cuerdas sí. Hay cuerdas por todos los sitios. Con esos elementos, se monta un espectáculo especialmente atractivo. Se ve su dominio con las luces y las sombras, con los sonidos y los silencios. Un maestro.
-Iñaki Rikarte es un valor emergente en la interpretación. Con este papel en solitario, hace una demostración de sus cualidades. Manifiesta un dominio de los gestos, las actitudes y los movimientos. El hecho de logar una comunicación verbal con tanta naturalidad demuestra el trabajo empleado y la calidad conseguida.
-Repito el consejo que me dieron. Una pieza para no perderse. Busquen la próxima oportunidad y no la dejen pasar.

Esta página web utiliza cookies para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias.
Para seguir navegando tienes que Aceptar las política de cookies. Más información