Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 30 octubre 2015 - 12:33 pm
Categoría: General

David Barbero

-Hay que reconocer la utilidad de festivales de teatro y danza contemporánea como el BAD. Se pueden encontrar joyitas interesantes por muchos aspectos. Unos espectáculos son innovadores. Otros no tanto. Pero en todos se puede aprender.
-También se pueden presencia espectáculos cuya definición principal no es la innovación. M refiero a ‘la máquina de la soledad’, que ayer vi en la sala de la Fundición.
-Seguramente hay que poner por delante su carácter cercano, acogedor, sorprendente, emotivo, fascinante.
-Hasta físicamente te mete en otro mundo. Y no sólo me refiero al apasionante mundo de las cartas de amor o desamor que llegan a no a sus destinos.
-El ambiente de misterio, de realidad nebulosa, de sorpresa velada, de esperpento amable tiene una eficacia y un mérito impresionante.
-Lo pequeño, la tecnología aparentemente precaria, diminuta, invisible adquiere un valor comunicativo extraordinario.
-Es un homenaje a las cartas postales. En sí mismas. Pero sobre todo como depositarias de emociones, sentimientos e historias íntimas.
-Ha sido una ocasión para conocer a la compañía mexicana Microcopía de Shaday Larios.
-pero sobre todo queda en la retina y en la memoria la figura, la persona y el personaje del navarro Jomi Oligor.
-No sé si tú te encontrarás con este espectáculo, Pero si te aparece por algún sitio, no lo dejes escapar. Aprovéchalo.

Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 30 octubre 2015 - 12:01 pm
Categoría: General

David Barbero

- Una confesión para situarnos. Fui ayer a ver la representación teatral de la obra ‘Kreditua’ en la sesión en euskera que el Teatro Arriaga dedicó a los estudiantes adolescentes de las ikastolas. Así que me encontré rodeado de jovenzuelas y jovenzuelos por todos los sitios
-Para comenzar, diré que fue un muy gratificante espectáculo. Puntualizo. Doble espectáculo: el que se representó sobre el escenario y el que tuvo lugar en el patio de butacas.
-En el patio de butacas, el tono de los decibelios al ocupar los asientos era muy superior a lo habitual. Las corridas. Los selfies individuales y comunitarios. Los adelantos para coger sitio al lado de la chica o el chico favorito. Los saludos aparatosos. Los saltos de fila en fila. Las risas. Las dudas sobre lo que iban a ver. La esperanza. Los profesores poniendo orden. Muy buen ambiente. Envidiable. Además, el teatro estaba lleno.
-Durante la representación, resultó ser un público atento, respetuoso y exigente. Aplaudieron y se rieron cuando debían. Quiero decir, cuando les apeteció. Como debe ser.
-Yo tenía varios intereses en ver la versión en euskera de este texto, ya triunfador en castellano. Prácticamente todos esos intereses fueron satisfechos. Conociendo que detrás del proyecto está Fernando Bernués y Tanttaka, tenía muy pocas dudas de que así fuese. Se nota la dirección de su mano experta y meticulosa. Destacaría la definición de las distintas atmosferas sucesivas que va creando con un texto en que tampoco pasan tantas cosas. Por eso, creo, es más necesario fijar los diferentes momentos en el desarrollo y los estados de ánimo de los personajes,
-Hasta la sutil proyección audiovisual de nubes coopera eficazmente en ese proceso.
-Otro aliciente estaba en analizar la interprertación del avezado Joseba Apaolaza y el teóricamente novato Zuhaitz Gurrutxaga, procedente del mundo del futbol. Buena alineación. Confirmé el comentario de que se trata de una persona que se convierte en esponja para absorber todo lo que se le sugiere.
-En definitiva, un espectáculo con muy buen ‘crédito’.

Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 26 octubre 2015 - 12:10 pm
Categoría: General

David Barbero

-Fui ayer a ver la representación teatral de la obra ‘El abrazo de Heróntidas’ en la sala de la Hacería en el distrito off de Bilbao.
-Acudí con esa mezcla contradictoria de curiosidad, expectación y una dosis de escepticismo que se tiene ante todo lo nuevo.
-Reconozco que inicialmente me disgustó que el público tuviera que esperar en la calle. Pensé que en Bilbao suele llover. Además esa calleja tampoco tiene grandes atractivos.
-¡Ah! Han colocado un banco. Y la recepción es amistosa.
-Vamos a la conclusión. La curiosidad fue creciendo a lo largo de la obra. La expectación se confirmó pronto positivamente y el escepticismo desapareció.
-Los personajes son potentes e impactan. La historia está bien contada. Cada escena proporciona una información, pero deja intrigas para las siguientes. El uso del espacio, limitado en sí mismo, es muy inteligente dramáticamente. El argumento va ganando en atractivo y fuerza. El ritmo se mantiene, sobre la base de escenas cortas pero significativas. En la dirección, se presentan soluciones ingeniosas.
-He de decir que unos intérpretes me gustaron más que otros. Es lo normal. Están en proceso.
-Así que, cuando volví a casa tras la representación, llevaba esa otra mezcla, quizá también contradictoria, de satisfacción y regusto de haber visto algo muy interesante.

Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 25 octubre 2015 - 11:39 am
Categoría: General

David Barbero

-‘Insolación’ es una novela escrita por Emilia Pardo Bazán a finales del siglo XIX. Reivindica la libertad de la mujer en contra de los encorsetados límites de decisión y comportamiento que la sociedad de entonces la permitían.
-La publicación en su momento provocó polémica y debate. Pardo Bazán ya estaba acostumbrada. Había protagonizado otras acciones de provocación para oponerse a los principios machistas de aquella sociedad.
-La obra trata de la relación amorosa entre una viuda y un pretendiente andaluz más joven que ella.
-No vamos a quitar el valor social de esa actitud en aquella época. Pero admitamos también que la sociedad actual es muy diferente. La situación de la mujer no está ni mucho menso normalizada todavía. Pero se plantea en unos términos muy diferentes a los de entonces.
-Hay un detalle significativo. Las dos protagonistas femeninas son una marquesa y una condesa.
-Se podría buscar algún paralelismo en la figura del intelectual teóricamente abierto a las nuevas idas, pero en realidad igual de reaccionario que la sociedad.
-La actitud del pretendiente masculino más joven tampoco supera la palabrería barata del señorito andaluz.
-El texto, que estos días se ha representado en los escenarios vascos de Barakaldo y Basauri, está adaptado por Pedro Víllora.
-Una alabanza que se puede hacer a las adaptaciones es su fidelidad al texto de origen. Se le puede hacer en este caso a Pedro Víllora. Pero también se suele agradecer el acercamiento del texto a los espectadores actuales que son los destinatarios. Esto quizá falte.
-La compañía que ha puesto en pie esta obra lleva el nombre del desaparecido director Miguel Narros. Luis Luque, el director actual, fue su ayudante durante años. También el productor, Celestino Aranda formó parte de su equipo. Han heredado su meticulosa y detallista forma de hacer.

Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 23 octubre 2015 - 10:49 am
Categoría: General

David Barbero

-Vicente Molina Foix se ha tomado muy en serio el texto que ha escrito sobre ‘Medea’.
-Hay que reconocer que es un profesional y se toma en serio todo lo que hace.
-En esto de los textos de teatro clásico tiene ya una cierta experiencia. Viene haciendo adaptaciones desde hace unos años. Han formado ya un equipo fijo en el que están el director José Carlos Plaza y la actriz Ana belén.
-No sé si la palabra ‘adaptación’ es la adecuada. Él lo firma como texto dramático propio. Asegura que sigue ‘la estela de los escritores de todos los tiempos que fueron a los clásicos para abastecerse y revalidar su lección’.
-Lo que decía. En este caso, se ha tomado, también, en serio lo de Medea. Alude a Eurípides, Seneca y Apolonio de Rodas. Pero ha investigado mucho en la mitología griega. Ha querido ofrecer una explicación de los antecedentes para contextualizar a los personajes y las historias.
-Ha tenido la tentación de exponer todo ese material y todos esos conocimientos en un afán de dignificar el texto y el espectáculo en su totalidad.
-En consecuencia, le ha salido una explicación muy documentada, un ensayo histórico, doctrinal e ideológico. Ese tono ha contagiado a toda la obra.
-Así el espectáculo, siendo teatral, se convierte en algo más narrativo, expositivo, contado, pero poco vivido, con mucha erudición pero no tantos momentos de emoción.
-No hay que quitar mérito al trabajo hecho en profundidad.
-No se lo quito. Pero mientras veía ayer ‘Medea’ en el Teatro Arriaga de Bilbao, recordaba que ‘Medea’ es una gran tragedia llena de fuerza y desbordada de emociones.

Esta página web utiliza cookies para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias.
Para seguir navegando tienes que Aceptar las política de cookies. Más información