Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 6 mayo 2019 - 10:31 am
Categoría: General

David Barbero
-Ayer tuve la posibilidad de compartir la aventura escénica de ‘Una historia universal’ en la sala de la Fundición de Bilbao.
-Existían había otros reclamos en la extensa oferta bilbaína de las artes escénicas. Pero ya había decidido asistir y participar en ‘Una historia universal’ de David Espinosa.
-He dicho participar. No es porque yo formara parte de la producción o representación del espectáculo. Esta pieza está organizada como una aventura participativa por el público asistente. No es la primera vez que David Espinosa lo hace, ni tampoco la primera vez que acude a esta sala alternativa, de vanguardia y propuestas novedosas.
-El trabajo de este grupo está enmarcado en lo que se llama manipulación escénica de objetos. Utiliza figuras y muñecos como elementos narrativos. Con ellos, construye escenas vivas. Las sitúa. Las enfrenta. Hace con ellas coreografías. Establece recorridos. Proyecta sombras para producir nuevos significados.
-En definitiva, llega a los límites de la teatralidad para expresar y comunicar tramas, ideas, sentimientos y debates. Desde luego, no son historias nada planas. Hay mucha intencionalidad. Abunda la ironía. Está muy presente la crítica social y hasta política.
-Concede un papel decisivo al espectador. Le exige mucho. Nos impide estar en sus espectáculos con una actitud pasiva. Hay que estar atento, ágil, con la inteligencia muy despierta. Inclina a ir construyendo las historias en complicidad con el manipulador de los objetos. En eso, consiste la aventura participativa de este tipo de teatro.
-Debo asegurar que hice un notable esfuerzo durante toda la representación. Estuve atento a todos detalles. Pero confieso que conseguí descubrir menos significados de los que hubiera deseado. De todos modos, al final de la representación, cabe la posibilidad de conversar con los artistas y completar la investigación descubriendo las intenciones puestas y los significados más ocultos.
-Fue ayer una nueva confirmación de que asistir a la Fundición es siempre gratificante y enriquecedor.

Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 5 mayo 2019 - 12:12 pm
Categoría: General

David Barbero
-La producción y presentación, estos días en el teatro Arriaga de Bilbao, de ‘Dido & Aeneas’ hay que entenderla dentro del propósito de colocar a Bilbao en el circuito teatral europeo. Así lo expresó, hace ya unos años Calixto Bieito, al tomar posesión como director artístico de este teatro.
-Habría que precisar que se trata de uno de los circuitos europeos que presta especial atención a las artes escénicas. Sobre todo a las que tienen un fuerte componente musical. En él, están incluidas ciudades como Basilea, Zúrich, Hamburgo, Oslo, Estocolmo y otras más.
-No es ni mucho menos el primer espectáculo presentado en el teatro Arriaga con esta orientación y con este propósito. En estos años, se han ofrecido otros espectáculos llegados de esas ciudades. Y también se han producido aquí otros que participan de esos criterios. Algunos de ellos, creados bajo la supervisión directa del propio Calixto Bieito.
-Esta nueva manera de configurar y presentar los espectáculos con fuerte contenido musical tiene elementos complejos y variados. No se pueden sinterizar en una receta. Dentro de sus bases más destacadas, hay que colocar la fusión de varias manifestaciones artísticas, la interdisciplinariedad, la incorporación de elementos dramáticos, la provocación con acciones impactantes, la comunicación de fuertes emociones, la conmoción directa del público, la profundización en el significado oculto de los textos, la colocación de los intérpretes en situaciones límites, la escenificación de acciones violentas, a veces extremas…
-Se podrían añadir algunas más. Seguramente todas tienen un punto de vinculación con el deseo de no dejar indiferente al espectador. Hay que conmoverlo, impactarlo, quizá enfadarlo, por lo menos sorprenderlo, despertarlo, y provocar su debate.
-Esta línea de trabajo destaca el valor creador del director escénico por encima de otros oficios teatrales. Aunque la idea básica se presenta como una integración de todas las aportaciones.
-También hay que reconocer que esta línea de trabajo ha sido recibida, en ocasiones, como una banalización, un deseo gratuito de provocar, una pretensión de escandalizar o un afán de llamar la atención con juegos artificiales de escaso contenido.
-En el caso de ‘Dido & Aeneas’, la concepción global del espectáculo se ha encargado a Barbora Horakova Joli. Es una joven y muy emergente directora de escena. Es de origen checo, pero se mueve dentro de este circuito europeo. Ha trabajado frecuentemente con Calixto Bieito. Se puede decir que se ha formado con él. En el teatro Arriaga de Bilbao, es ya conocida porque ha participado en otros montajes.
-Dentro de este propósito, se pretende la incorporación de artistas y profesionales vascos a esta manera de hacer. Por esta razón, junto a los especialistas extranjeros, se prioriza la participación, sobre todo, de actores y actrices locales. Así, para llevar a cabo este montaje, Barbora ha recurrido al grupo de intérpretes que se están convirtiendo en habituales en las producciones de este teatro municipal.
-Quizá el cierre deseado de este proceso sea el momento en el que directores o directoras de aquí puedan asumir la responsabilidad de la creación integral del espectáculo siguiendo estos criterios.
-El aspecto más diferenciador del trabajo llevado a cabo por Barbora Horakova en ‘Dido & Aeneas’ ha sido la integración de la ópera de Henry Purcell con textos de Chistopher Marlowe. Un trabajo complejo, exigente de equilibrios y matizaciones demasiado delicadas. Eso ha llevado a la necesidad de fusionar el teatro y la ópera mediante la duplicidad de personajes o la creación de ambientes chocantes cuando no opuestos. Además, se han añadido elementos y acciones para provocar la consecución de los efectos antes indicados en los espectadores.
-Dentro del propósito general de incorporar a Bilbao en este circuito europeo de las artes escénicas, un objetivo esencial debe ser lograr la aceptación del público. La mayor asistencia a este tipo de espectáculos puede producir la sensación de que se está consiguiendo. De todos modos, por las reacciones de estos días, convendría que, en esta fase del proceso ‘educador’, los artistas ‘profesores’ no se dejaran llevar por las tentaciones antes señaladas de epatar, escandalizar o, llamar la atención sino potenciar todavía más los auténticos valores de fusión de las expresiones artísticas y la interdisciplinaridad de aportaciones para comunicar las emociones.
-En conclusión, este ‘Dido & Aeneas’ significa un paso más en la dirección marcada.

Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 4 mayo 2019 - 10:32 am
Categoría: General

David Barbero
-Comenté aquí hace unos días que había asistido a un pase general de los ensayos que se estaban realizando de la obra ‘¿Qué fue de Ana García?’ en Pabellón 6. Califiqué la gratificante experiencia como ‘Aperitivo tentador’ por las positivas sensaciones que ofrecía. Y prometía asistir al estreno de la pieza para ver si se confirmaban esas esperanzas.
-El estreno tuvo lugar ayer. Con la palabra ‘confirmación’ en el título pretendo adelantar que efectivamente las expectativas se cumplieron. No sé incluso si debo decir que se superaron.
-El espectáculo ofrecido ayer por la compañía joven del laboratorio teatral Pabellón 6 fue potente, consolidado, innovador, seguro, y merecedor de elogios y alabanzas.
-Siendo un trabajo realizado por una compañía joven, era lógico esperar una propuesta novedosa y vanguardista en el buen sentido de la palabra. No era tan lógico aspirar a una demostración de seguridad en el trabajo realizado. La escasa edad de los integrantes del elenco podía inclinar más al entusiasmo, también presente, Pero no tanto a la firmeza con que desarrollaron su proyecto.
-Es preciso destacar también las características de complejidad, riqueza y multiplicidad de elementos o capas significativas que encierra el proyecto. Asimismo hay que dejar constancia de la ambición artística del trabajo presentado.
-Para los participantes en la experiencia, ha tenido que significar un salto muy notable en el arranque de su carrera profesional. Además un salto total, en el sentido de que ha resultado una inmersión integral en la creación teatral ya que han participado activamente en todos los campos del proceso.
-En el apartado de la escritura o contenido, se muestra una concepción moderna y novedosa con la incorporación de diferentes visiones y múltiples puntos e vista en el tratamiento de los temas. Se desarrolla la creación de distintos ambientes. También se refleja la evolución envolvente tanto de la acción como de los personajes.
-En la puesta en escena, se potencia la creación de un clima de comunicación sostenido con el público. Ahí se insiste en la seguridad con la que cada intérprete expone los diferentes personajes y las distintas situaciones por la que pasa en cada momento.
-El ritmo es un elemento decisivo. La cadencia constante. El paso de una situación a otra, de una emoción a la provocación siguiente. La acción constante, sostenida y variada. La creación de una atmosfera que envuelve a cada espectador y al conjunto del público.
-Todo ello configura una experiencia y una vivencia enriquecedoras tanto para los protagonistas activos como para el público asistente que también se contagia de la actividad y la emotividad.
-Como reconocimiento a este trabajo bien realizado, merece la pena citar los nombres de los participantes: Ainhoa Artetxe, Nagore Cenizo, Graciela Doniz, Itxaso Gil, Jontxu Martínez, Aritz Mendiola, Leire Ormazabal, Pelayo Serrano y Aitor Vildosola.
-No sería junto dejar de reconocer que la calidad de este trabajo y las características positivas de la experiencia se deben a quienes han realizado el trabajo de dramaturgia y dirección. Borja Ruiz, Juana Lor y Javier Liñera. Su acompañamiento ha superado los aspectos profesorales y técnicos para llegar a una relación integral en la experiencia.
-No debe olvidarse el efecto producido en el púbico asistente. Tuve interés en hablar con muchos de los asistentes. Algunos relacionados con los protagonistas. Entre ellos, había personas muy destacadas por sus actividades actuales o pasadas en la vida social. Todos destacaban lo positivo de una oportunidad que les había descubierto y dejado participar en una manera novedosa de entender el teatro.

Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 28 abril 2019 - 11:26 am
Categoría: General

David Barbero
-Seré sincero. Cuando ayer acudí al Teatro Campos Elíseos de Bilbao para ver el estreno de ‘Jesucristo Superstar’ iba con una curiosidad indefinida. A ver si logro concretarla ahora.
-Hasta los teatros bilbaínos, vienen al año numerosos musicales. La mayoría de ellos están dedicados a los niños. Pero también unos cuantos van destinados al público adulto. Estos espectáculos han evolucionado mucho y para bien en los últimos tiempos. Se ha popularizado su internacionalización. Hacen circuito y giras por las capitales y ciudades importantes con un montaje estándar fijado en Londres o Nueva York. Suelen contar con muchos medios, con cantantes, incluso internacionales, curtidos en este tipo de trabajo. Aportan un aparataje técnico de mucha calidad y una gran exigencia en todos los detalles. El público aficionado a los musicales en Bilbao, por lo tanto, está acostumbrado a un nivel elevado en este tipo de espectáculos.
-Mi curiosidad era la siguiente: ¿Cómo encajaría en este panorama un montaje de ‘Jesucristo Superstar’ realizado aquí, con unos medios reducidos, con personal poco acostumbrado y con un aparataje técnico más reducido?
-Era consciente y conocedor de que los responsables de la compañía ‘El pulmón de Gaia’, y todos los colaboradores que se han unido al proyecto, lo han dado todo. Ha habido una selección cuidadosa de los cantantes dentro del panorama local Se ha puesto un especial énfasis en la música, en los efectos, en los detalles técnicos y artísticos. Sabía que se ha tratado el proyecto con un cuidado artesanal, cercano, medido, entusiasta y apasionado. Todo eso tenía que jugar a favor de este montaje,
-En esa balanza, otro elemento a favor tenía que funcionar también. Era la proximidad afectiva, la amistad, a veces el parentesco, por ser una compañía de aquí.
-Esta curiosidad por el resultado final me venía ya de días anteriores. He tenido oportunidad de seguir el desarrollo de este proyecto por el conocimiento y la amistad con algunos de los implicados. En mis conversaciones con ellos, en las entrevistas, he tenido interés en conocer sus intenciones y sus planteamientos. También he comprobado sus ilusiones, sus sueños, sus dudas y sus preocupaciones. Sabía que se había puesto el énfasis en la evolución emotiva de los personajes. Muchas de mis preguntas iban encaminadas a descubrir si su planteamiento general era hacer un musical homologable y comparable con los que se suelen presentar en Bilbao. También investigaba si se iba a realizar una versión diferente, personalizada, de contraste, con una perspectiva o idea novedosa. Pensaba que podría ser ventajoso plantear la batalla en ese campo alternativo que ir a la comparación total en inferioridad de condiciones materiales.
-Bueno. Esa era mi curiosidad o mi preocupación cuando me encaminaba hacia el teatro Campos Elíseos ayer por la tarde.
-Mi primera constatación, al entrar en el teatro, fue muy favorable. El local estaba lleno. Bullicioso. Hablador. Comunicativo. Esperanzado. Contento de estar allí. Por lo tanto, primer tanto favorable.
-Durante la representación, hubo atención en el público. Algunos comentarios al espectador de al lado. Alusiones al volumen de la música grabada en perjuicio de las voces de los cantantes. Aplausos tras numerosos mutis. Algún tímido ‘bravo’. Al finalizar la función, los aplausos se hicieron sonoros y generalizados.
-Muchos espectadores se quedaron, durante tiempo, en el hall del teatro para saludar a los cantantes. Había satisfacción y sonrisas entre ellos. Deseos de felicitar a los protagonistas amigos. También se formaron grupos de comentaristas, menos bulliciosos, más críticos, añorantes de esos otros montajes, con alusiones a algunas deficiencias.
-Los participantes en el proyecto con los que he podido hablar están contentos con el esfuerzo realizado, gratificados por la experiencia, conscientes de que tienen que corregir algunos matices para las representaciones inmediatas, con la satisfacción de haber sacado adelante el trabajo proyectado.
-Termino con la sinceridad prometida al principio. Volví a casa en parte caminando y en parte en metro. ¡Cabezota de mí! Continuaba con la misma preocupación. No había logrado despejarla. Me seguía rondando la disyuntiva entre haber ido a la comparación total o haber apostado por la plusvalía de una versión diferente.

Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 27 abril 2019 - 10:28 am
Categoría: General

David Barbero
-Cuando, hace años, era profesor de periodismo en la universidad, aconsejaba a los alumnos no poner interrogaciones en los titulares. Así que debo explicar por qué he colocado esos signos en el arranque de este comentario.
-He puesto la palabra oportunidad entre interrogaciones porque ayer, durante la representación de esta obra, me vino a la mente la posible intención de autor de hacerla coincidir con el periodo político – electoral que se está viviendo en este país.
-Explico, antes, de qué va la obra, que ayer presencié en el Teatro Serantes de Santurtzi.
-El título es ‘Shakespeare en Berlín’. El autor es Chema Cardeña. Chema también la dirige y la interpreta en unión de Iria Márquez y Juan Carlos Garés. Sitúa la acción en los años treinta y cuarenta del siglo pasado. En la capital alemana. En el nacimiento y desarrollo del nazismo y la persecución a los judíos.
-Se pone énfasis en el deterioro de las relaciones personales durante ese periodo político. Son tres amigos. Uno, judío. A los otros dos, la vida los lleva a colaborar y beneficiarse del régimen nazi. La política, la economía, los miedos, la ambición, y otra serie de pasiones los conduce al enfrentamiento y a la tragedia.
-Aprovechemos para decir que el espectáculo merece una valoración positiva también en los aspectos estrictamente teatrales. Se saca potencial dramático y expositivo de los medios escénicos que se utilizan con austeridad. La dramaturgia es ajustada. La interpretación, muy medida. A los elementos técnicos, se les da fuerza expresiva. Quizá el vestuario merezca ser destacado por utilizarse para definir cada una de las escenas.
-Los hechos se desarrollan hace ahora casi un siglo y en Alemania. Pero la ‘oportunidad’ de recordarlos en este momento podía estar relacionada con el surgimiento de movimientos de extrema derecha en toda Europa. Todavía más cercanas están las preocupaciones por las elecciones políticas que estos días se celebran aquí.
-Hablé con algunos otros espectadores. Coincidían en que la representación había sido muy ‘oportuna’ por esas circunstancias. Sin embargo, tenían dudas de que ésa fuera la intención del autor.
-Yo prefiero dudar sobre esa duda. Me ratifico, con agrado, en que la misión del teatro sea servir de espejo y altavoz a las preocupaciones de la sociedad en cada momento.
-Así que bienvenidos sean lo signos de interrogación del título para énfasis de la labor teatral como pepito-grillo social.

Esta página web utiliza cookies para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias.
Para seguir navegando tienes que Aceptar las política de cookies. Más información