Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 27 agosto 2009 - 9:41 am
Categoría: Política

- Recuerdo que me afectaron mucho las muertes, quiero decir los asesinaos, de sus dos hermanos John y Robert.

-Hace años de eso. Tú tienes que ser muy mayor.

-En aquel tiempo, saqué la conclusión de que Edward era el tercero. O sea el último. Es decir el menos valioso.

-Ahora, al morir, no se dicen más que alabanzas sobre él.

-Yo también había sacada la conclusión de que su familia era un clan, un grupo de presión, con dineros de procedencia dudosa y acciones a veces cercanas a la mafia.

-Sin embargo, ahora sólo se habla de su sentido liberal y su defensa de los valores democráticos.

-Hombre, hay que reconocer que algo de eso habrá.

-¿De lo primero o de lo segundo?

-He leído un comentario que se titulaba ‘ Un referente moral’.

-¡Bueno! Hundió su carrera política en un asunto muy oscuro en que murió su secretaria.

-Eso fue aprovechado por la oscurantista sociedad norteamericana. Los ultras se encargaron de sacar de quicio un simple accidente.

-De todos modos, era una familia que parecía la dueña del mundo y hoy ya no tiene a nadie en primera fila.

-Desde que murió el hijo del ex presidente. John John parecía que era la gran esperanza.

-Lo más acertado que he leído es que esa familia simbolizada la segunda mitad del siglo XX.

-¡Qué lejos está eso! ¿No?

Esta entrada se escribio el Jueves, 27 agosto 27 2009 a las 9:41 am. en la categoría: Política. Puedes seguir los comentarios de esta entrada usando RSS 2.0 feed. Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu pagina web.

Dejar un comentario

Esta página web utiliza cookies para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias.
Para seguir navegando tienes que Aceptar las política de cookies. Más información