Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 4 noviembre 2018 - 12:09 pm
Categoría: General

David Barbero
-Una advertencia previa. La novela ‘Orlando’ que escribió hace ahora noventa años Virginia Wolf es una maravilla y una delicia. Está llena de imaginación, de crítica, de ironía y de afecto.
-El espectáculo teatral del mismo título que viene representando la compañía teatral Defondo recoge, de una manera muy impactante, todo ese espíritu y ese atractivo.
-Quizá la responsable mayor de esa positiva trasferencia sea Vanesa Martínez, adaptadora del texto y directora de la puesta en escena. Derrocha imaginación, calidad y conexión lúdica.
-No hay que quitar ningún mérito a la actriz Rebeca Sala, que encarna a Orlando en todas sus facetas, épocas y momentos. Derrocha también versatilidad, fuerza y capacidad de comunicación.
- Tampoco hay que restar alabanzas al resto de compañeros de reparto Gustavo Galindo, Pablo Huetos, Pedro Santos y Gemma Solé. Su capacidad para encarnar tantos personajes, con tanta intensidad y tan rápidamente, es muy meritoria.
-Los mismos honores hay que rendir a todos los demás colaboradores para que este espectáculo salga así de redondo. O quizá cuadrado. Según como se mire.
-Yo he contribuido a ese homenaje repitiendo en vivir la experiencia de verlos.

Esta entrada se escribio el Domingo, 4 noviembre 4 2018 a las 12:09 pm. en la categoría: General. Puedes seguir los comentarios de esta entrada usando RSS 2.0 feed. Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu pagina web.

Dejar un comentario

Esta página web utiliza cookies para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias.
Para seguir navegando tienes que Aceptar las política de cookies. Más información