Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 21 noviembre 2021 - 12:08 am
Categoría: General

David Barbero
- Afortunadas/os las niñas/os que, desde el principio, aprendieron, aprendimos, a soñar con los títeres. A soñar y a otras muchas cosas. Desarrollamos la imaginación, la capacidad de sorprenderse y la ilusión.
-También afortunadas/os quienes han descubierto los títeres más tarde. También han aprendido a soñar. Saben desarrollar su imaginación. Sorprenderse. Ilusionarse. Disfrutar.
-Afortunadas/os, en concreto, quienes esta tarde han, hemos, acudido a la Sala La Fundición de Bilbao para ver la función ‘Quijote’ de la compañía valenciana Bambolina, dentro del Festival de Títeres de Bilbao.
-Ojo al número cuarenta. El festival de títeres de Bilbao ha llegado este año a su edición número cuarenta. La compañía Bambalina fue fundada también hace cuarenta años. Y esta obra, ‘Quijote’, ha sido la elegida para esa conmemoración por ser la más emblemática.
-En ella, hemos podido sorprendernos de la calidad, arte, meticulosidad, gusto, magnetismo con que nos han hecho revivir la vida, fantasías, milagros y maravillosas locuras del ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha.
-Ha sido fascinante participar, junto a él y a su escudero Sancho, en la pelea contra los gigantes que se disfrazaban de molinos. -Aunque fueran paraguas- Hemos sido proclamados caballeros. Hemos temblado de amor al enamorarnos de Dulcinea, aunque a veces pareciera una criada. ¡Cuántos libros de caballeros andantes hemos leído esta tarde con él, hasta enloquecer! Hemos estado con el Maese Pedro. Después, nos hemos sentido humillados y maltratados por los que se consideran cuerdos y racionales, incapaces de comprender y respetar las auténticas locuras de la vida.
-La compañía valenciana Bambalina, que hoy ha estado en la sala La Fundición de Bilbao representando ‘Quijote’ dentro del Festival Internacional de títeres de Bilbao, ha resultado ser excepcional. Transmite su pasión por los títeres. Hace un trabajo meticuloso, cuidadoso, detallista, artístico, con gran emoción, con efectos medidos, con una música adecuada. Con gran comunicación y sensibilidad.
-Ha sido especialmente curiosa la utilización de un lenguaje sin palabras, con sonidos teóricamente ininteligibles, pero muy expresivos gracias a los diferentes tonos, matices y entonaciones de cada momento para llenarlos de las diferentes emociones.
-El equipo que integra esta compañía es excepcional. El guion de la obra es de Jaume Policarpo, fundador y director de la compañía. La interpretación de los dos actores y manipuladores de los títeres ha sido también de gran calidad. Llena de emoción y calidad expresiva. El muy prestigioso Carles Alfaro hizo en su momento la dirección, que se sigue respetando.
-Con todas esas sensaciones, al salir de La Fundición, esta noche, he sentido que los títeres son una de las artes escénicas más excelsas. No contaminada todavía por las exigencias de producción y la búsqueda de rentabilidades. Donde se trabaja con criterios artísticos, con amor y con pasión.
-Por todas esas razones, he titulado, como reconocimiento, – y también como deseo – ‘¡Siempre nos quedarán los títeres!

Esta entrada se escribio el Domingo, 21 noviembre 21 2021 a las 0:08 am. en la categoría: General. Puedes seguir los comentarios de esta entrada usando RSS 2.0 feed. Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu pagina web.

Dejar un comentario

Esta página web utiliza cookies para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias.
Para seguir navegando tienes que Aceptar las política de cookies. Más información