Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 3 febrero 2024 - 12:17 am
Categoría: General

DAVID BARBERO

-Una recomendación para los que deseáis conocer nombres que tienen ya, y tendrán todavía más, algo que decir en teatro. Apuntad el nombre de Alessandra García. Escribe su nombre propio con dos eses. Procede de Málaga. Es polifacética dentro las artes escénicas. Desarrolla, por lo menos, las labores de autora, directora y actriz. Tiene ya, como excelente carta de presentación, haber ganado el premio del Ojo crítico, también el galardón de MAX revelación, además de otras nominaciones.

-Estos premios los ha conseguido con la obra que lleva ese largo y curioso título de ‘Mujer en cinta de correr sobre fondo negro. En ese espectáculo, ha desarrollado esas labores antes señaladas de autoría, dirección e interpretación, además de la producción. Esta tarde la he representado en la Sala BBK de la Gran Vía de Bilbao. La han elegido sus programadores para arrancar la temporada de este año 2024.

-Es una obra que realiza una análisis de las sociedades desfavorecidas en los barrios de las grandes ciudades. Tiene un planteamiento de denuncia. Pero a la vez tiene un desarrollo de comedia. Este aspecto ayuda a comprender y aceptar mejor su contenido crítico. La propia autora asegura que desea moverse en el teatro político, desde la conciencia de clase. Tiene el propósito de provocar la carcajada y a la vez hacer pensar. Ella se inclina por definirlo como teatro de risa y pensamiento.

-Alessandra ha tomado como punto de partida el barrio malagueño de El Bulto. Pero la situación y la denuncia puede extenderse a una mirada general y envolvente. Desde ese punto y con esa intención, establece una auto ficción con la que se pueden identificar espectadores procedentes de cualquier otra zona geográfica.

-En su calidad de actriz, se mete en la piel de numerosos personajes con el objetivo de mostrar un panorama completo de la situación humana que vive en esa situación y padece los problemas correspondientes a la marginalidad, pobreza y escasez de servicios públicos.

-El mundo escénico en el expone su visión y su denuncia es múltiple, variado y hasta colorista. Por supuesto, está presente la cinta de correr anunciada en el titulo. También cuerdas, pelotas hinchables, y efectos luminosos.  Es digno de destacar el lenguaje innovador utilizado y la manera personal de hacerlo. Los cambios de tono, inflexión y hasta de mirada. Cuida con atención su relación con el público. Demuestra una notable fuerza expresiva y una gran capacidad de comunicación. También una vis cómica muy eficaz que sabe unir a la más directa intención crítica y de denuncia.

-Se nota el concienzudo e inteligente trabajo que esta artista malagueña ha desarrollado para matizar esta poliédrica puesta en escena con el de transmitir una visión analítica con conciencia de clase, que no suele ser habitual sobre el escenario.

-Por todas estas razones, os he propuesto arriba que memoricéis su nombre para prestar atención a su trayectoria. Os lo recuerdo. Alessandra  García. Con dos eses en el nombre propio.

 

 

 

 

 

Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 2 febrero 2024 - 12:38 pm
Categoría: General

DAVID BARBERO

-Confieso que he acudido esta tarde noche al teatro Campos Elíseos de Bilbao para ver el musical ‘El tiempo entre costuras’, principalmente con el deseo de analizar cómo habría sido hecha la adaptación desde la novela best seller que tuvo un gran éxito de lectores.

-Reconozco que nos es el primer best seller llevado al genero musical. Y que, además, también ha sido ya motivo de adaptación a una serie televisiva. Sin embargo, las características de esta novela y su carácter de un biopic narrativo me parecía que podían ofrecer más dificultades.

-Una vez visto el espectáculo, es preciso reconocer que los adaptadores han sido absolutamente fieles a la novela. Incluso la autora, María Dueñas, ha estado al tanto y ha participado en la adaptación, como garantía del mantenimiento de esa fidelidad, en el mantenimiento del espíritu original. Y no sólo es espíritu. También la historia, y las características de los personajes, la evolución de la protagonista y hasta el recorrido geográfico que está íntimamente relacionado con su evolución interior.

-Ojo con este párrafo anterior. He insistido en la fidelidad a la novela original. No he dicho que eso sea lo bueno, lo que había que hacer. Tampoco he dicho lo contrario. En medio, queda la consideración sobre si un musical se debe parecer a una novela. Y quizá el riesgo de que las partes habladas tengan más importancia narrativa que las canciones.

-Otro aspecto a destacar es el ritmo establecido a la narración y al desarrollo de todo el espectáculo. La continuidad en su presentación, la ligazón de las escenas, la conexión y compenetración de los momentos de más acción, logrando una continuidad dinámica tanto formal como de contenido.

-En este punto, sí que mi impresión es positiva. Para lograr esa unidad en la exposición y ese trabajo coral de todos los elementos, ha tenido que haber un esfuerzo común y una dirección que ha llevado a todos en una misma dirección y a un ritmo vertiginoso.

-En este sentido, es de justicia atribuir el mérito a los responsables de la dirección general y ejecutiva en determinar el carácter del espectáculo. Esta labor la he realizado Darío Regattieri. También es preciso destacar la labor del dúo decisivo formado por  Felix Amador, como autor del libreto, e Ivan Macias, como compositor musical. En el resultado final, se percibe una claridad de idea común, una puesta en marcha con rigor y una coordinación para caminar en la misma dirección. A estos nombres, habría que añadir el de Federico Barrios como director de escena.

-Otro detalle. ‘El tiempo entre costuras’ es una producción de Beon entertainment. Son los mismos que hace no mucho tiempo produjeron también el musical sobre otro best seller, ‘El médico’. Tenía un esquema de planteamiento y de desarrollo narrativo muy similar. Allí estaban gran parte de este equipo. Me permito destacar que el compositor musical y el autor del libreto son los mismos que han realizado ahora esas labores.

-Tengo la sensación que este equipo está trabajando con criterio y constancia en el desarrollo y mejora de este tipo de musicales. Y que están logrando sus objetivos. A mi juicio, ‘El tiempo entre costuras’ va un paso más allá que su predecesor.

-Para terminar hago otra confesión. Voy a estar atento sus próximas producciones. Seguiré fijándome en sus búsquedas de un sistema narrativo ágil y dinámico en los musicales; en que el ritmo no se identifique con velocidad, en el equilibrio entre lo hablado y lo cantado, entre lo emotivo y lo narrado, y en … En otros muchos aspectos de este apasionado mundo artístico que son los musicales.

 

 

Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 30 enero 2024 - 1:36 am
Categoría: General

DAVID BARBERO

-He acudido esta tarde noche al palacio Euskalduna de Bilbao, con mucha curiosidad, para ver la representación de la ópera ‘El rapto en el serrallo’ dentro de la temporada número 72 de la ABAO

-El motivo de esta curiosidad radicaba en que previamente había escuchado una conversación entre dos expertos con criterios diferentes. Uno defendía que esta representación podía convertirse en la auténtica sorpresa de esta temporada, dadas las características y la calidad de la música compuesta por Mozart y por las aportaciones de varios de los participantes en la misma.

-Su interlocutor, también muy entendido, opinaba lo contrario. Coincidía en las muy elevadas cualidades musicales de la composición de Morzart. Pero pensaba que a los 26 años, cuando la compuso, todavía no había encontrado al libretista, que estuviera a su altura e hiciera la aportación necesaria en ese campo en toda pieza que además de lírica debe tener contenido y equilibrio dramático.

-Una vez vista la representación, y no siendo ni mucho menos un entendido, me inclino por pensar, como la mayoría de los comentarios que he oído, que lo mejor han podido ser las cantantes. Lo pongo intencionadamente en femenino, aunque no se debe entender de modo exclusivo.  La referencia es para Jessica Prat y Leonor Bonilla. El cantante también aludido de modo general es Mikeldi Atxalandabaso. Asimismo se han repartido alabanzas hacia la Orquesta de Euskadi y a su directora en esta ocasión, Lucía Marín.

-Añadiré sólo una apreciación. El libretista al que se refería el comentarista aludido al principio era Lorenzo da Ponte. Posteriormente trabajó en tres importantes composiciones con Mozart. No se suele dar importancia, en la ópera, a los autores de los textos y del argumento. Pero cuando la calidad no está a la altura deseada, -es decir en muchas ocasiones- se les echa en falta.

 

Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 28 enero 2024 - 1:24 am
Categoría: General

DAVID BARBERO

-Os cuento mi vivencia. Hace unos años me sorprendió muy favorablemente la representación de ‘Cuando deje de llover’ que vi en el teatro Barakaldo. Me interesé en el trabajo de la compañía responsable de este trabajo, a mi juicio, excelente. Contacté incluso con Julián Fuentes Reta y Jorge Muriel, para profundizar en su manera de trabajar.

-Poco después, me volvió a interesar su trabajo titulado ‘Las cosas que sé que son verdad’. También en el teatro Barakaldo. En las conversaciones y nuevos contactos con los responsables, ya tuve noticias de un interesante trabajo de investigación que estaban realizando sobre el pasado reciente de historia de España con el fin de entender mejor los acontecimientos de las últimas décadas y plasmarlo en un nuevo espectáculo.

-Supe también de que esas investigaciones y trabajos de dramaturgia se estaban llevando con intensidad, extensión y profundidad. Asimismo tuve noticia de que  intervenía con ellos, el autor Andrew Bovell. Mantuve por un tiempo la curiosidad de ese trabajo que me seguía pareciendo de gran interés. Pasó el tiempo. Entre otras cosas, sucedió aquello de la pandemia.

-Y ahora he tenido oportunidad de conocer el resultado de todo aquel trabajo. Ha tenido lugar también en el teatro Barakaldo. Esta tarde noche han incluido en su programación la tercera parte parte de aquella trilogía en una pieza titulada ‘Canción del primer deseo’.

-Allí me he reencontrado con Andrew Bovell como autor, con Jorge Muriel como adaptador e interprete, y con Julián Fuentes Reta, como director y promotor principal de este apasionante proyecto. También con los integrantes no citados de la compañía Octubre producciones y Flower power.

-He podido ver con satisfacción el resultado de toda aquella investigación y trabajo dramatúrgico, realizado tan meticulosa y concienzudamente durante estos años. En ellos, han realizado varias residencias de creación y múltiples ‘procesos de destilación’, como ellos lo definen.

-Me ha vuelto a interesar intensamente este viaje multidisciplinar y poliédrico a través de estas últimas décadas de la historia de las gentes que habitan en esta península. Con sus problemas, sus tropiezos, sus enfrentamientos, sus heridas, sus intentos de remediarlas y los traiumas que todavía permanecen.

-En esta ocasión, la acción nos sitúa en Madrid. Se centra en los componentes de una complicada ‘familia’. los padres formados en el antiguo régimen. los hijos actuales con los que no se entienden. Tiene lugar la inesperada llegada de un personaje que sirve de detonante para reabrir esas heridas. A partir de ahí, el campo de introspección se amplia hasta tiempos más lejanos en la historia. Y también camina hacia la actualidad. Saltando por momentos significativos en las últimas décadas.

-No creo que sea necesario deciros que ha sido para mí extraordinariamente gratificante asistir esta tarde noche, en el teatro Barakaldo, a la representación  de ‘Canción del primer deseo’. Me ha permitido ir descubriendo y reconstruyendo el proceso de exposición de las reflexiones y los análisis de estos teatreros excepcionales e innovadores.

-Como a la salida del teatro Barakaldo, algunas personas me han preguntado por mi opinión, debo insistir, como creo que ha quedado claro en los párrafos anteriores, que tengo una opinión inmejorables de trabajo realizado y de la manera de llevarlo a cabo. He de añadir que tengo un mejor recuerdo de las dos primeras piezas de la trilogía.

-Sobre esta ‘Canción del primer deseo’ tengo la sensación de que el resultado final no es tan gratificante. Que el desarrollo puede resultar confuso en determinados momentos. Que el deseo de dejar clara la interpretación de los hechos históricos o de imponer la reflexión ‘correcta’ excesivamente en el espectáculo. Y que por si hubiera peligro de que eso pueda escaparse, se concreta al final a modo de resumen.

Pero consideraría injusto y sería contrario a lo que pienso que esto último rebajara mi extraordinaria valoración de conjunto expresada en todos los párrafos anteriores.

 

 

 

 

Desde la fila tres del patio de butacas
Por David Barbero | 27 enero 2024 - 12:41 am
Categoría: General

DAVID BARBERO

Esta tarde noche, he acudido al teatro Arriaga a ver la obra ‘Cielos’ del reconocido autor Wajdi Mouawad, dirigida por el también reconocido Sergio Peris Mencheta. Está interpretada por Marta Belmonte, Xoel Fernández, Alvaro Monje, Pedro Rubio y Javier Tolosa.

-Esta obra cierra la tetralogía de este autor que lleva el título genérico de ‘La sangre de las promesas’. Los títulos anteriores son ‘Incendios’, ‘Litoral’ y ‘Bosques’. Las cuatro obras tienen una fuerte ambición argumental y simbólica de analizar y denunciar las tragedias que padece la humanidad en estos momentos y que están ancladas a lo largo de la historia.

-De las cuatro obras, la que ha adquirido mayor reconocimiento y mejores comentarios ha sido ‘Infiernos’. Obtuvo un muy notable éxito en todo el mundo. Se alabó su estructura que enlazaba con las tragedias clásicas griegas. También se le atribuyó un simbolismo, además de entendible, profundo en su aplicación a las situaciones actuales.

-En este caso, ‘Cielos’ no ha tenido ni tanto éxito, ni tampoco el mismo reconocimiento. El argumento reúne a un grupo criptógrafos, traductores e investigadores que trabajan para impedir un ataque terrorista que enormes dimensiones y múltiples localizaciones que busca un grandísimo impacto en todo el mundo.

-Para proporcionar mayor transcendencia a esta misión, es enmarcada en una inmensidad de mensajes, captados y decodificados, procedentes de los hijos  muertos en todas las guerras del siglo pasado, que culpan a sus padres por esas muertes y anuncian una gran matanza a través de esos atentados múltiples.

-Con ese objetivo, el espectáculo se desarrolla en dos direcciones o quizá haya  que decir niveles. En el aspecto más obvio y directo, se plantea como un thriller cinematográfico, de espías o desactivadores de artefactos explosivos. Estos aspectos de trama negra se amplifican por las tecnologías sonoras y visuales.

-Con la intención de darle, por lo menos en apariencia, sensación de transcendencia y profundidad, se trata de provocar un ambiente enrarecido por debates ‘serios’ y misteriosos. Se colocan conversaciones larguísimas y enigmáticas. Casi todas ellas se mantienen por los personajes sentados y estáticos.

-Estas tácticas, en lugar de producir las pretendidas profundidad ideológica y la transcendencia de pensamiento, ocasionan desinterés y confusión. Incluso llega a producir aburrimiento, ya que dan vueltas repetitivas sobre el mismo punto, sin avanzar en ninguna dirección. Hay que reconocer que,en los últimos minutos de las casi dos horas de representación, se produce un cambio notable que lleva a producir una buena sensación final.

-En el otro nivel, el campo del simbolismo queda también lastrado por los efectos antes citados de la confusión y reiteraciones argumentales. Por esa razón, queda la sensación de que el propio autor participa de ese estado sin capacidad de trabajarlo más para superarlo.

-Cabe decir que la dirección escénica realizada por Sergio Peris Mencheta cuida todos los detalles en la intención de conducir al espectador en esas direcciones múltiples y tratar de ayudarle a estar atento a pesar de las dificultades.  Se nota que ha realizado un muy esforzado trabajo.

-(Abro, para finalizar, este paréntesis con el fin de recordar una vez más que el autor de estos comentarios es muy consciente de que sus sensaciones son meramente subjetivas, y, la mayoría de las veces, equivocadas.)

 

 

 

Esta página web utiliza cookies para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias.
Para seguir navegando tienes que Aceptar las política de cookies. Más información